Myolastan y a trepar.


Mitos y leyendas sobre remedios para curarse, reboticas de la abuela y trucos de sabiduría popular. Todo vale y de todo se oye en rocódromos y sectores para evitar o arreglar las lesiones de escalada. Muchos remedios funcionaran, o como mínimo algo harán. Pero estamos muy acostumbrados a curarnos las enfermedades atendiendo únicamente a los síntomas.

Me resfrío, me duele la cabeza, paracetamol y listo.
Tengo vómitos o cagoagua, dieta blanda y a cascarla.
Las lumbares tan duras que ni mirarnos los pies, myolastan y reposo...

Método que funciona en bastantes ocasiones, pero no de manera duradera y sostenible siempre. Y menos en el tipo de lesiones y problemas que acompañan a la a la escalada o a cualquier actividad física. Es como un iceberg en el mar; solo esquivando lo que vemos puede que nos hundamos.

Creemos que la "tendinitis" es un diagnóstico sin buscar las causas de la inflamación del tendón. Creemos que el dolor es el problema y no buscamos las causas de estas molestias. 



Podemos mitigar las molestias un par de días con reposo y analgésicos (sustancias contra el dolor), pero eso no garantiza que NO vuelva a aparecer. 

A la seguridad social es complicado pedirle mucho, y menos en estos tiempos, pero existe la cultura del parche y listo. ¿Queremos mitigar las molestias o queremos curarnos y que no vuelvan a aparecer? Según nuestra capacidad económica podremos acudir a un mejor y mas dispuesto médico.

No existen remedios milagrosos, ni pastillas ni aparatos mágicos. No hay una marmita de pócima donde caerse a lo Obelix y convertirse en Andrada.  Nuestra fe en milagros está descrita como "efecto placebo", que podemos ver en el video del post Visualizar bien = Ahorrar para escalar mejor.



La realidad sigue muy de lejos a este deporte, pocos buscan un camino lógico, con razones y conclusiones sinceras. Es un deporte muy joven donde apenas existe una generación de profesionales y expertos en los diferentes frentes. Aún estamos con cuestiones básicas como: "¿Es bueno estirar antes de escalar? o ¿Cuando me duele un dedo, paro completamente o sigo escalando?.

Después de 13 años dedicados exclusivamente a tratar con escaladores, orientarlos en conductas preventivas y remediando sus dolores, a veces crónicos, no se terminan las ganas de intentar compartir los conocimientos y experiencias con el mayor número de escaladores. 

Desde Biomecánica Funcional no vamos a cambiar o arreglar a nadie,  el cambio se inicia en uno mismo y lo realiza uno mismo. Pero si intentaremos presentar nuestras conclusiones de un modo lógico y sin mitos.





Los antagonistas y la escalada 2

Siguiendo con el tema del post anterior: Los antagonistas y la escalada, le daremos una vuelta mas para nuestras prácticas y entrenos. 


¿Es necesario machacarse o existen cosas que nos pueden aportar bastante por "poco esfuerzo"? ¿Es necesario machacar siempre lo mismo o existe otra fórmula?

Relación agonista-antagonista

Nuestro sistema neuro-motor funciona en un patrón de relación donde todos los músculos agonistas son en general 60% mas fuertes que los antagonistas. Y generalmente centramos nuestros entrenos en los músculos que "hacen" y dejamos un poco de lado los músculos que "deshacen" o ayudan. Es así como este desequilibrio puede acentuarse aún mas. Esto es lo que nos genera esas des-compensaciones , crea cuerpos adaptados en exceso con formas curiosas. 



En los escaladores sucede generalmente cuando existe mucha des-compensación en el par antagónico. Lo que se genera con muchas repeticiones de un patrón de movimiento es la adaptación de un músculo agonista; adaptación y evolución a la que su músculo antagonista no acompaña. Aquí es cuando podemos tener muchas lesiones causadas por este desequilibrio muscular. Normalmente son nuestras manos, nuestras espaldas, hombros y cuellos. No se trata de que tengan la misma fuerza, la idea es mantener un equilibrio (relación de fuerzas) que nos funciones sin lesiones.

En la escalada los músculos rotadores internos de los miembros superiores pueden perder esta relación funcional y llegar, los agonistas, a tener el 80% mas de fuerza que los antagonistas, generando así la típica incapacidad de evolucionar y las  lesiones de codos y hombros. Cuando entrenamos con las gomas elásticas los patrones contrarios de movimientos, en este caso las rotaciones externas, disminuimos las lesiones y permitimos que nuestro cuerpo siga evolucionando.

¿Salud o Rendimiento?

Cuando entrenamos un antagonista no solo prevenimos lesiones, mejoramos el movimiento en general. Entrenando fuerza de extensores de dedos tambien mejoraremos fuerza de flexión. 

Uno de los trabajos realizados con escaladores de Brasil fué la investigación que se hizo sobre la mejora de fuerza de dedos. Se desarrolló con escaladores de diferentes niveles, se les midió la fuerza del par flexor-extensor de las manos con una dinamómetro de presión y se estableció rutinas de trabajo adaptadas a cada nivel. Siguieron sus entrenos normales con el añadido de ejercicios de gomas al final de sesión (trabajo de extensores) . Después de 3 semanas de esta rutina todos obtubieron resultados de mejora en fuerza de flexión, hasta aquí previsible, pero lo sorprendente fué que aquellos con mayor descompensación incial obtubieron mejorías  hasta un 30% superiores.

Fases iniciales de la vida como escalador

Es muy común que la gente cuando empieza a escalar o entrenar gane mucha fuerza al principio rápidamente.  Y ese el el inicio para que se instale el  desequilibrio muscular, dejar de evolucionar y empezar con las lesiones. Si nos dedicamos un poquito a la compensación muscular, al trabajo global esto cambia por completo. Seguiremos evolucionando sin lesiones causadas por desequilibrios musculares.

¿Cuantos escaladores que no superan el 7b conoceis que se machacan con series de dominadas, campus, suspensiones,...? ¿Y cuantos escaladores de tapia de esos que no se les ve por los rocos no entrenan y se pasean por los largos de ese grado comodamente?


¿Cuando vas a plafón o a la roca que intentas aprender o mejorar? ¿Eres de campus o de escalar descalzo y sin magnesio?

Equilibrio, acomodarse con el miedo, abdomen, visualización sin magnesio en las presas, modos de pisar, 3 apoyos, grip-ratio, interpretación personal de las movimientos, flexibilidad, antagonistas, estilos de escalado donde estemos menos cómodos, ¿o solo fuerza de biceps?. Son algunas de las cosas descuidadas donde preferimos quedarnos en nuestra zona de confort. Tal vez alternando y variando consigamos mas por menos.