Myolastan y a trepar.


Mitos y leyendas sobre remedios para curarse, reboticas de la abuela y trucos de sabiduría popular. Todo vale y de todo se oye en rocódromos y sectores para evitar o arreglar las lesiones de escalada. Muchos remedios funcionaran, o como mínimo algo harán. Pero estamos muy acostumbrados a curarnos las enfermedades atendiendo únicamente a los síntomas.

Me resfrío, me duele la cabeza, paracetamol y listo.
Tengo vómitos o cagoagua, dieta blanda y a cascarla.
Las lumbares tan duras que ni mirarnos los pies, myolastan y reposo...

Método que funciona en bastantes ocasiones, pero no de manera duradera y sostenible siempre. Y menos en el tipo de lesiones y problemas que acompañan a la a la escalada o a cualquier actividad física. Es como un iceberg en el mar; solo esquivando lo que vemos puede que nos hundamos.

Creemos que la "tendinitis" es un diagnóstico sin buscar las causas de la inflamación del tendón. Creemos que el dolor es el problema y no buscamos las causas de estas molestias. 



Podemos mitigar las molestias un par de días con reposo y analgésicos (sustancias contra el dolor), pero eso no garantiza que NO vuelva a aparecer. 

A la seguridad social es complicado pedirle mucho, y menos en estos tiempos, pero existe la cultura del parche y listo. ¿Queremos mitigar las molestias o queremos curarnos y que no vuelvan a aparecer? Según nuestra capacidad económica podremos acudir a un mejor y mas dispuesto médico.

No existen remedios milagrosos, ni pastillas ni aparatos mágicos. No hay una marmita de pócima donde caerse a lo Obelix y convertirse en Andrada.  Nuestra fe en milagros está descrita como "efecto placebo", que podemos ver en el video del post Visualizar bien = Ahorrar para escalar mejor.



La realidad sigue muy de lejos a este deporte, pocos buscan un camino lógico, con razones y conclusiones sinceras. Es un deporte muy joven donde apenas existe una generación de profesionales y expertos en los diferentes frentes. Aún estamos con cuestiones básicas como: "¿Es bueno estirar antes de escalar? o ¿Cuando me duele un dedo, paro completamente o sigo escalando?.

Después de 13 años dedicados exclusivamente a tratar con escaladores, orientarlos en conductas preventivas y remediando sus dolores, a veces crónicos, no se terminan las ganas de intentar compartir los conocimientos y experiencias con el mayor número de escaladores. 

Desde Biomecánica Funcional no vamos a cambiar o arreglar a nadie,  el cambio se inicia en uno mismo y lo realiza uno mismo. Pero si intentaremos presentar nuestras conclusiones de un modo lógico y sin mitos.